1981. Eduardo y Ana viven en un pueblo de la provincia de Alicante, están casados y tienen una hija. La vida idílica con la que alguna vez soñaron se desmorona cuando les golpea la realidad: ella, aficionada al bingo, empieza a buscar cariño en brazos de otros hombres; él gasta lo que no tiene en timbas de póquer y trata de recuperar el dinero con pequeños atracos. Pronto, Eduardo y Ana vivirán a espaldas el uno del otro, bajo un pesado manto de violencia y de secretos que serán cada vez más grandes. Pero, en ocasiones, ni siquiera la losa más pesada puede ocultar el mayor de los secretos: la muerte.

Esta es la crónica de un crimen machista en un momento en el que para la Justicia no existían. Esta es la novela de lo que pudo suceder, de lo que al final se supo cuando se descubrió qué se escondía Bajo las piedras.