Pocas veces se da a los niños la posibilidad de expresarse ante la sociedad para dar una nueva visión de las cosas. No es frecuente que la escuela les ofrezca mostrar su pensamiento y aplicar su creatividad para mejorar un mundo siempre regido por los adultos. Pero cuando los niños se unen y deciden actuar, el sentido de la educación cambia.

En la clase de cuarto de Primaria de un pequeño pueblo de Zaragoza, 12 niños crearon El Cuarto Hocico, Protectora Virtual de Animales Dirigida por Niños, y consiguieron contagiar a miles de personas y remover conciencias consiguiendo que se mire a los animales con respeto.

La clave de este proyecto está en hacer que los niños sean los protagonistas, que sean ellos los agentes del cambio. Jane Goodall los pone como ejemplo de un futuro esperanzador, y doce premios nacionales e internacionales avalan su trayectoria. Algo nos indica que el cambio hacia una sociedad mejor está en la educación.