Juan García, protagonista traumatizado por su infancia, encuentra inesperadamente un aliciente en su vida al encadenar dos extraños trabajos tras un lustro de desempleo. El primero (vendedor de enciclopedias a domicilio) le permite descubrir supuestos hechos paranormales. El segundo (gerente de un decadente bar de extrarradio) le da acceso a investigar una trama de personajes inverosímiles y a participar de unas situaciones caóticas, todo ello dentro de unos escenarios surrealistas (una secta, un hospital, una portería). En esta vorágine de acontecimientos, lo aparente disimula una realidad camuflada. Cuando el asunto parece resuelto, la historia cambia radicalmente al ser revisada desde otro prisma.

 REVISTA “LIBROS PARA LEER ANTES DE MORIR”: Los acontecimiento se precipitan sobre el protagonista, el cual los observa desde cierta distancia y los caricaturiza con un humor claramente surrealista y nipón.

BLOG DE LITERATURA “TENGO EROSIONADAS MIS PELOTAS DE TANTO LEER”: La narración está salpicada de flashbacks a la infancia y dolorosa pubescencia del protagonista, un sujeto cabal pero de anómalos pensamientos.

UN AMIGO DEL ESCRITOR: Desconocemos si las historias que narra aquí el sujeto llamado Antonio M. son reales o no (aparentemente, no), pero nos da igual. Los espasmos que produce en nuestro estómago la lectura de este libro son suficiente terapia para alegrarnos el día y dar por amortizado cada segundo invertido en la misma.