Lucas es un chico atrapado por la oscuridad, el recuerdo constante de una pérdida no le permite ver las cosas buenas de la vida.

Oliver es una persona alegre y optimista que no se preocupa por las cosas que no tienen solución.

 

Oliver entrará en la vida de Lucas por casualidad y pondrá su mundo patas arriba.