Enfermera, dar y recibir son relatos independientes, algunos ficcionados, donde la autora relata vivencias con pacientes que le tocaron especialmente el corazón. Nunca en 43 años de profesión perdió la capacidad de conmoverse y empatizar con el sufrimiento de los demás.

El dolor ajeno es nuestro dolor, ya que todos los seres estamos interconectados aun sin ser conscientes de ello.

Dar y recibir es la esencia de la vida, el amor se manifiesta en mil formas de cuidados, una mano que sostiene, una mirada comprensiva, una palabra dicha con dulzura, una realidad demasiado dura que se acompaña cuando nada más queda. La satisfacción de los pacientes sanados. La alegría profunda de saberse correspondida.

La enfermería tiene tantos cometidos, es tan diversa, que a pesar de su dureza (en estos tiempos de Pandemia especialmente), es una de las profesiones que más engrandecen al ser humano.