Nos miran desde la otredad y nos impiden definirnos porque “no es necesario”, aunque nos llenen de etiquetas. Necesitan saber por qué estamos sin escuchar quiénes somos.

Este libro trata poemas que abarcan desde el feminismo, el colectivo LGTB (y su +), la maltratada naturaleza y sus diversidades, la otra mirada que deja de cerrarse, la náusea y alivio de la propia existencia y su gloria, hasta el repudio a una sociedad escrita por “los ganadores” y la deconstrucción que plantea desde una experiencia personal que puede considerarse vuestra.

Un libro sin historia lleno de historias para encontrarnos y encontrarte en un camino poético, gamberro, rebelde y a veces culto, que ni para delante ni para detrás, pero avanzando. Somos “ovejas negras” porque nos hacían sombra.

Se acabó. Es hora de eliminar reglas, sentir que también jugamos y no simplemente sobrevivimos. Es hora de escucharnos.